(Selección de Josep Valls).

Valores: Una Ventaja Competitiva

. lunes, 4 de diciembre de 2006



Las necesidades constante de renovación de las organizaciones, son con frecuencia, un estimulo para el talento humano de cambio, cambios desde adentro, centrado en valores. El cambio personal se produce desde la transformación de la conducta personal, de donde parte toda transformación.

Cuando faltan valores o no están suficientemente fortalecidos en la conducta personal y colectiva, los individuos y las sociedades pueden volverse mediocres, conformistas, cómodos, sin visión de futuro y sin grandeza de ánimo para emprender grandes retos y tareas.

Para competir en el mundo de hoy,... no basta con poseer talento humano especializado, talento que maneje y conozca de manera excelente los procesos y los procedimientos industriales, ajustado a las políticas interna, las organizaciones responsables, necesitan de talento valioso (que practiquen valores), capaz de vivirlos y promoverlos. Las organizaciones requieren de gente honesta, leal, responsable, con creatividad, comprometidas, flexibles y respetuosa.

El desarrollo y el crecimiento interior, el fortalecimiento de la autoestima, el cambio de actitud y la práctica de valores, constituyen un reto responsable para las organizaciones y quienes las conforman, lo fundamental radica en la vivencia de los valores y allí, todo adquiere un nuevo sentido, habrá mejor trabajo en equipo, aumentará la motivación, el desempeño será mejor, las relaciones interpersonales se fortalecerán y habrá crecimiento personal y se tendrá un balance social positivo.


Las organizaciones que posean conocimiento en forma de know to learn (“saber aprender”) y que tenga la gente con más capacidad de práctica de valores, tendrá una ventaja competitiva indudable, porque contará con el mayor capital intelectual: humano-personal y estructural-corporativo.