(Selección de Josep Valls).

ParkWay: Transformación de Vida

. jueves, 2 de octubre de 2008

Por Alexandra Millán. Recientemente finalicé la lectura del Libro escrito por Eduardo Millán Marrero, titulado “Un Ángel Paralítico”, debo señalar que el libro plasma las vivencias de Eduardo desde antes de su accidente de tránsito hasta fecha reciente, confieso que la lectura me resultó muy fuerte y a la vez considero que el libro está lleno de sub lecturas e interpretaciones que puede realizar el lector.


Conmueve su narrativa, irrita la negligencia de terceras personas, preocupa la indiferencia hacia el mundo de las personas con discapacidad, específicamente el mundo de quienes sufren parálisis, pero a la vez, genera un sentimiento de ayuda hacia el prójimo, no sé si fue el enfoque del autor, pero la lectura lleva a que personas discapacitadas hagan empatía y vean el mundo con una óptica diferente, no quedarse en el dolor, en la depresión o en la soledad, esa soledad que día a día envuelve, es poder seguir adelante, encontrar un nuevo norte, un nuevo destino, un nuevo horizonte, es ayudarse, es ayudar y eso siento que ha hecho Eduardo con este libro, ayudar a otras personas desde sus vivencias, no importa si la condición es de discapacidad o no, siento que el no serlo físicamente y leer el libro te hace reflexionar, ver desde una perspectiva diferente la vida, te sensibiliza, te hace grande y pequeño, te sientes mezquina y agradecida de la vida, pasas de la impresión a la depresión, en fin, Eduardo ha tocado mi fibra más interna con su libro.

Si sientes que te quedan pocas plumas en tus alas, píntalas en el lienzo de la vida y si sientes que te esperan del otro lado, solo estás adelantado tu partida, porque todo es sólo... cuestión de tiempo.

2 comentarios:

Juana Inés Chiossone dijo...

Querida amiga:
Me encanta verte de lo mas seria y experta. Muy interesante tu blog, sobre todo útil. Yo trabajo en una empresa del estado que es una mina antipersonal, soy muy mal remunerada, el entorno es un régimen fascista pero me encanta lo que hago. Creo no ser la única (o si...?...)en esta situación. Si existiese una clasificación de mi status actual caería en la categoría de trabajador masoquista que sublima y se realiza laboral y personalmente. Que tal??. Besos y felicitaciones

Juana Inés Chiossone dijo...

Querida Alex:
En mi lugar de trabajo, una universidad pública,le sugerí a la directora de RRHH nos diese un taller sobre las formas de incrementar nuestra capacidad de ahorro, alternativas de inversión y estrategias para que, llanamente hablando, nos alcance el sueldo.Le comenté que en mi caso personal, el hecho de que no me alcanza el dinero para tener el standard de vida de cualquier profesor universitario del mundo civilizado, me producía una situación de stress y ansiedad terrible. Su respuesta fué decirme que yo no era una persona próspera. Tal adjetivo me ofendió profundamente, pues aunque los que no me conocen pudiesen pensar que el contenido de mi espíritu y pensamiento es pagar los giros del carro, los repuestos de mi bicicleta y el vivir solicitando adelantos de mis prestaciones sociales, yo SI estoy convencida de ser una mujer próspera, me siento así. Me parece que la Licenciada tiene un concepto muy reduccionista de la prosperidad, no entiende el concepto de integralidad y realización personal (sobre todo espiritual) que éste implica. Solo que en mi caso, y en el del 98% de mis colegas, el asunto económico reviste de una importancia necesariamente hiperreal y pragmática. En su defecto nos dieron un taller con música de relajación para contactar nuestro niño interior y desarrollamos la actividad de dibujar en un papel bond la representación de nuestra autoimagen. Lo de la música relajación no funcionó, por lo menos para mí,y el dibujarme con un lenguaje corporal de felicidad y placer rodando en mi bicicleta a full color, no llenó mis expectativas.
Qué debo hacer o a quién debo recurrir para obtener ayuda en la solución del estado de ansiedad que me causa el ganar 883,72 $ mensuales al cambio oficial (con la cesta ticket, según el mes, llega a aproximadanente a 1069 $). Besos. Juana Inés